Teléfono: 636777242

también consultas por whatsapp

Jueves, 08 Octubre 2015 11:11

La primera cita

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)


Donde lo dejamos.... a ver... a sí, habíamos quedado en...
me dijo que si tomábamos esa cerveza que había quedado pendiente, que el sábado tenía un curso y que si no venía muy cansado me avisaba y quedábamos cuando yo saliera del curro, os podéis imaginar los nervios, porque realmente no sabía si íbamos a quedar o no y a parte todas las cosas que se me pasaban por la cabeza, no es fácil quedar con alguien después de tantos años fuera del mercado.

Me fui a trabajar de tarde preparada por si acaso para la cita. Pasó todo el día y nada, pendiente del móvil pero el niño no avisaba de nada. De todas maneras antes de salir del curro me volví a retocar el maquillaje por si acaso...no vaya a ser jiji........    

Llegaba a casa sobre las 10 y pico de la noche con una mezcla de cabreo porque no sabía nada y nervios de ¿y si cuando llego está en la puerta? pero por otro lado el curso no era aquí así que ¿y si no había llegado a Gijón aun?Pero cuando doy la vuelta a la esquina de casa veo el coche aparcado delante del portal (lo malo de ser vecinos) y claro, cabreo total, no se había dignado en escribirme aunque fuera para no quedar. Un segundo después me suena el móvil y como soy una mal pensada me digo -me vio por la ventana y se acordó y por eso me escribe ahora- y que me pone? que lo siente mucho pero que le lio un amigo (ainss Sergio cuanto nos acordamos de ti muchas veces) que esta de mudanza y están vaciando un acuario de no sé cuántos litros y patatín y patatán. Seré mal pensada pero suena a la peor escusa del mundo (aunque a día de hoy sé que era una verdad como una casa jiji) Y por supuesto me dije que era una excusa para no quedar, pero no, me dijo que intentaba terminar lo antes posible y que si le esperaba. Intente hacerme la dura y darle largas porque me sonó fatal pero dijo algo que me ganó, que me iba a llevar a comer la mejor hamburguesa de Gijón y eso para mí es difícil de renunciar, así que acepté.

Como a la media hora llegó y nos fuimos a una cervecería que hay en la calle Decano Prendes Pando 29 en Gijón que se llama Vor Bier&Bar y si, tenéis que probar las hamburguesas y las pizzas que tienen, a parte de que tienen mil cervezas.

cerveceria gijon vor

                                                                                 Vor Bear&Bar

Primera cita comiendo una hamburguesa en una mesa alta... os podéis imaginar las hazañas para no mancharme y mantener el tipo jiji. Me pasaron las horas volando, no hubo ni un segundo de silencio incomodo ni nada por el estilo, eso sí unos nervios del copón, era el primer chico con el que quedaba, contando con que hacía 13 años que estaba con el mismo, así que nervios por todos lados de qué pasará y cómo se comportará y estaré a la altura y mil preguntas. Pero se comportó genial!! Casi cerramos el chiringo y llego la hora de ir para casa y como buen caballero me dejo en la puerta de casa (lo tenía fácil jiji) y cada uno para su lado que a día de hoy es bastante sorprendente.

A los 5 min. me llega un WhatsApp de el diciéndome que lo había pasado genial y que esperaba que yo también y que teníamos que repetirlo. Qué mono! que detallista! y todo eso después de una cita en la que supuestamente hice todo lo que no se debe hacer en la primera cita, esas cosas que supuestamente no se pueden decir ni se deben preguntar. El pasado, eso de lo que nos dicen que lo peor es contar lo que nos ha pasado en otras relaciones, pues eso es de lo que terminamos hablando... los dos... así que teóricamente fue la peor cita de la historia. Realmente fue la cita perfecta!

Al día siguiente por la tarde volvimos a hablar por WhatsApp y terminamos quedando para ir al cine para ver Ocho apellidos vascos. Tampoco es algo muy normal para otra cita jajaj pero allí estábamos en el cine uno al lado del otro sin apenas conocernos, riéndonos y mirándonos de reojo. Y otra vez como perfecto caballero me llevo a casa y cada uno a su lado como buenos chicos.

8 apellidos vascos contenido
Parece una historia de quinceañeros pero creo que eso fue lo que más nos unió, esa magia y ese nerviosismo de niños, de no me atrevo ni a rozarle y encima él es tan simpático y me hace reír tanto que estoy deseando quedar con el de nuevo y verle sonreír.
Al otro día (lunes) no quedamos, pensé que la burbuja había explotado, que por ir tan despacio me había ¨desechado¨, que hubiera sido lo normal hoy en día pero de martes volvimos a quedar.
Eso fue a la salida del gim y seguimos como niños! hablando, riendo y quizás con un poco más de cariño y más rocecillos jiji y maaasss nerviosss! La vuelta a casa me daba un poco de miedo ese día pero no olvidemos que era el príncipe azul que todos imaginamos así que me llevó a casa y como en las películas surgió EL BESO perfecto en el descansillo y cada uno para su casa.

niños besoLlamarme ñoña pero que un tío haga eso sin intentar nada más dice mucho de él.


Espero dejaros con una sonrisa, yo por lo menos ese día la tenía de oreja a oreja.

Hasta la semana que viene.
Besos ;) 

Visto 1086 veces